Como cada Domingo de Resurrección, la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción ha sido testigo de la Salve que se ha interpretado ante la venerada imagen de nuestra Dolorosa.

Con este emotivo momento junto a nuestra Madre hemos dado por finalizada esta atípica Semana Santa que seguro no olvidaremos  nunca.

Ahora es momento de llevar a la Virgen cada día en el trono de nuestros corazones.

 

¡VIVA LA VIRGEN DE LOS DOLORES! ¡VIVA LA DOLOROSA DE HELLÍN!